Loa a la amistad

amistad

A Rafalito Arahá ya lo conocéis por un par de post que he escrito sobre él. Este  va dedicado a él en una loa a la amistad. La admiración que le profeso va más allaá de ese sentimiento tan bello que es la amistad. Rafalito va por tí, todo un privilegio ser tu amigo.

 

Loa a la amistad

 

Apareciste de la nada en día gozoso

de mi existencia, desde allí los encuentros

sucesivos fueron tejiendo un maravilloso

suceder de inquietudes, de vivir momentos.

Cuando te he necesitado, has estado,

amigo del alma, bienvenido corazón

completo de persona inquieta, expresión

sincera de virtudes, adalid de lo estudiado.

Sigue in crescendo nuestra amistad,

no te alejes, no me alejo, es verdad

que me apasiona tu verbo, tu vivir,

tu caminar joven, tus cosas, buen elixir.

Afrutcha, agosto 2017

 

 

¡¡¡Buena semana!!

Anuncios

Cap. 23: Las mentiras del viento

hombre_mujer_1443645365

 

Han pasado más de treinta minutos desde que comenzó el interrogatorio. A Sara le ha parecido una eternidad. Allí está sentada, frente a los dos hombres que continúan en silencio.

Thomas con sus manos ocupadas en una carpeta donde se lee “informe confidencial” levanta su mirada de la  misma y con voz grave y acercándose a Sara le pregunta:  ¿Qué suceso le ocurrió hace más de tres años? Exactamente un 14 de abril, en la peluquería donde trabaja, continuaba el subinspector. ¿Nos lo puede relatar?

Definitivamente ha sido un golpe de efecto. Ella nunca hubiera pensado que saldría a relucir esa gran tragedia de aquel fatídico día. Lloró en silencio. Permaneció callada un par de minutos y se armó de valor para contarlo…

Era un viernes cualquiera de la peluquería. Había sido una jornada agotadora. Muchas clientas nos visitaron. Yo también me había arreglado el cabello. Me había dejado media melena y el tinte aún más rubio. Amanda poco antes del cierre dijo que tenía que irse pues debía de realizarse la prueba del vestido de boda. Me quedé sola  una vez que había salido la última clienta.

Llamaron a la puerta. Era Paul, que como siempre, venía a recoger a Amanda. Le abrí y preguntó por ella. Le indiqué que había salido a la prueba del vestido de novia, que al menos tardaría como una hora más y que ella ya se iba a retirar.

Paul dijo, bueno, me sentaré aquí y la esperaré. ¡Qué guapa estás Sara!, te favorece mucho el corte de pelo. Se lo agradecí con una sonrisa y me dirigí al cuarto de baño. Pretendía pegarme una ducha antes de marcharme.

Me puse a cantar una canción, siempre lo hago. Me relajaba el agua, era un bálsamo después de una agotadora jornada.

Se me hizo oir la puerta del baño, pero no me preocupé. Será otro ruido, me dije. Al cabo de unos instantes y una vez apartada la cortina que velaba por mi intimidad veo enfrente de mí a Paul. Su cara estaba desencajada. Era todo una furia que se abalanzó sobre mí.

Me sacó de la ducha. Apagó el agua y agarrándome fuertemente me llevó a una habitación contigua donde disponíamos de una especie de almacén con objetos de peluquería.

Comencé a gritar, no podía oírme nadie. Alrededor de la peluquería sólo existen negocios y oficinas que ya habían cerrado. Comenzó a besarme, a magrearme, yo me defendía y le preguntaba, por qué, por qué, por qué.

Consiguió quitarse la ropa. Besaba mi boca, mi cuello, mis pechos…. su miembro ya estaba por la zona y con toda la resistencia del mundo logró introducirlo en mi vagina.

Mis gritos ahogados, mi sudor frío, mi miedo latente no pudieron parar la embestida….

Cuando terminó y eyaculó dentro de mí… me maree. Perdí el conocimiento y desperté, creo, unos quince minutos después. Ya había caído la noche y no había rastro ni de Paul ni de Amanda en la peluquería.

Cerré con pestillo el baño y me dirigí a la ducha. Comencé a llorar y me derrumbé. Me parecía increíble lo que me acababa de pasar. Decidí salir de allí corriendo y dirigirme al hospital de guardia…

…..Continuará.

 

Poesía y canción

paseo de amor

 

Jornada particular

Tica que hermosa jornada, soñada

del poeta en plenitud, abandonada

ya la espera, ahora la fuerza de amar

se impone, es hora, lejos ya el tropezar.

Caluroso día, humedad en tu boca,

en ambiente, abrazos sinceros, conexión

interesante, sonrisas, ternura, qué loca

proposición  confirmada, qué emoción.

Al alba te escribo, te cogí cariño,

me siento feliz, caramelo de niño

que llega a mi ser, me suena delirio,

 es bienvenido, llegó ya el principio….

Afrucha, agosto 2017

 

 

 

 

Reflexión, poesía y música

rios de tinta

Que corra la tinta…no la sangre

Ante los últimos acontecimientos vividos en nuestro suelo patrio, concretamente en Cataluña, me hace reflexionar sobre el título.

Efectivamente si algo debe correr es la tinta, para que se pueda escribir sobre lo que uno desee, quiera o la inspiración le lleve. Unos lo harán en forma de verso, prosa, ensayo o cualquier otra denominación.

Mi corazón y mi alma, ahora en tierras muy lejanas, me lleva a la poesía. Nace con la intención de que el lector reflexione sobre los últimos acontecimientos. No caigamos en la tentación de la islamofobia. No me gustan las religiones, tampoco las satanizo. Creo en Dios y punto. Es cuestión de fe. No necesito interlocutores para hablar con él, pedirle algo o donarle mi respeto.

No son buenos tiempos para la lírica, no, pero tampoco debemos ser derrotistas. Con ello le haríamos el juego a los indeseables asesinos. Es tiempo de promover el optimismo, la concordia, el diálogo y el respeto. Nadie debe ser, a priori, nuestro enemigo, nadie, ya que el tener disparidad de opinión, de pensamiento o de criterio nos debe hacer mejores compañeros de viaje, no enfrentarnos. En nombre de nada ni de nadie.

Querido lector, espero que te guste este poema que nace del corazón. Gracias.

 

Diferentes

Diferentes pero no tanto, pensamiento

sublime a defender, a veces siento

amargura del momento, de sucesos

horribles, muertes inocentes, decesos.

Queda esperanza, remedio de problemas

enconados, seamos finos en la solución

consensuada, son enfermos, medicación

de vida, compresión, justicia y palabras…

Soy optimista, per natura, el humanismo

es la respuesta a la barbarie, el abismo

nos espera, quiero a mi alrededor humildad

con futuro, deseo que florezca la verdad.

Afrucha, agosto 2017

 

 

!!!Feliz finde a todos¡¡¡

Cap 22: Las mentiras del viento

hombre_mujer_1443645365

¿El homicidio de Paul cree que fue una venganza? A Sara le sorprendió la pregunta y tragando saliva respondió:  No lo se.

¿Sabía usted que Paul había dejado abandonada a Amanda en el altar? Sí, respondió la ahora sospechosa, ya trabajaba en su peluquería cuando ocurrió el suceso.

¿Qué relación tenía usted con Paul, con Amanda? Con Paul apena tenía relación, prosiguió Sara, habíamos coincidido varias veces pero ya está. Amanda es mi jefa, me llevo respetuosamente bien.

¿Tendría usted motivos para matar a Paul? ¿Tendría Amanda motivos? Sara comenzó a sudar más, las manos y las axilas eran un hervidero de sudor… Ningún motivo señor. En cuanto a Amanda no lo se.

En este punto intervino el inspector Harry, acercándose le dijo: He detectado que usted no nos dice la verdad, más adelante se lo voy a demostrar, continúa le dijo a su compañero Thomas.

Sara, la cara desencajada, ya no se apreciaba en nada su belleza en aquella habitación oscura y simple. La tensión estaba llegando a unos límites insospechados. Los policías desde su trabajo sacaban y dirigían el interrogatorio a su terreno. Todavía, ellos lo sabían, guardaban un as en la manga que no tardarían en sacar.

Thomas, sentado enfrente de ella, continuó con las preguntas.

¿Qué relación le une con Mikel? Ella contestó de inmediato: estoy comenzando a conocerlo. Me parece buena persona, un buen hombre en definitiva.

¿Tendría motivos él para matar a Paul?  Lo desconozco, contestó Sara.

¿Es usted consciente de la enfermedad de Mikel?  Sorprendida Sara dio un respingo de la silla y pregunto: ¿enfermedad? No me consta que tenga enfermedad alguna. ¿Me lo puede usted explicar? Thomas con gesto serio le respondió que allí las preguntas las hacía él, que más adelante le aclararía este extremo.

Desorientada con la respuesta, Sara se acomodó de nuevo en el asiento y no hacía ahora nada más que pensar en Mikel. No entendía hacia donde se estaba encaminando el interrogatorio. Perdida y sola ante aquellos dos hombres le comenzaron a asomar una breves lágrimas.

Harry que se da cuenta de ello le indica que harán un receso de cinco minutos. Que si necesita ir al baño que lo haga. Ella obediente así lo hizo.

Los dos policías se quedaron solos. Thomas, dijo Harry, no seas tan directo, creo que se nos va a derrumbar… Es lo que quiero querido amigo, de ese derrumbe probablemente saquemos una información jugosa.

Sara procedente del baño ingresa en la sala. Los policías hacen un estudiado silencio que cada vez la pone más nerviosa.

…..Continuará.

 

 

Cap. 21: Las mentiras del viento.

hombre_mujer_1443645365

Justamente cuando Sara ingresaba en la Comisaría le sorprendió una escena que presenció a su paso. Una chica joven, unos 19 años, lloraba y se movía con unos aspavientos de nerviosismo que ponía nervioso a cualquiera. La joven repetía, en voz baja,  una y otra vez… “me han violado”, “ me han violado”…..

Sara palideció, a su mente le vino los peores momentos que pasó en su vida. Los creía ya superados… pero ahora con esta imagen y  lo sucedido con Paul  le habían hecho recordar la desgracia que le había  acaecido años atrás.

Entró tranquila pero ahora se encontraba excesivamente nerviosa, de sus lindos ojos caían lagrimas una y otra vez. El policía del mostrador se dio cuenta y le indicó que a mano derecha tenía un lavabo por si quería refrescarse. Esta así lo hizo y tomando aire y suspirando por el caminó se adentró en el lavabo.

Eran ya casi las 15:30 horas, los policías ultimaban las preguntar que le iban a realizar. Leyeron un informe que existía sobre ella de una comisaría cercana. Thomas avisó a un compañero que la condujera a la sala de interrogatorios. Ellos después de unos minutos más se dirigieron a la misma, situándose detrás del gran espejo.

Faltan diez minutos para las cuatro. Los policías están observando a Sara que sentada en la sala, continúa con la mirada perdida, la misma con la que entró. El inspector Harry le comentó a su compañero lo cambiada que la veía. En las ocasiones anteriores estuvo tranquila y serena. Ahora era un manojo de nervios. Incluso, continuó el inspector, le afecta a su belleza. Thomas le escuchaba atentamente y resaltó que no había sabido elegir bien la vestimenta. Llevaba un mono negro, bolso a juego, camisa blanca y zapatos negros. No la favorecía concluyeron ambos.

Por fin y habiendo transcurrido casi una hora de espera, Sara ve entrar a los dos policías. Continuaba sentada, los brazos cruzados, la mirada perdida…

¿Ratifica usted su declaración anterior?  Sí, contesto con una voz muy suave y temblándole el monosílabo. Bien, contestó el inspector. Mientras el subinspector Thomas enfrente de ella comenzó un bombardeo de preguntas….

….Continuará.

 

 

Poesía y música

esperanza

 

Salida

 

Sólo queda una salida apropiada, el amor

acecha virtual, será necesario conquistar

la cima adorada, atrás queda el temor

al fracaso odioso, tomar senda, respirar.

A tu encuentro salgo, hermosa e inocente

criatura, la salida tiene luz, no obstante

caminaré despacito a conocerte, no estropear

aquello que deseo, más bien salida a acertar.

Apareciste del tumulto, llegas pronto a corazón

varado, no esquivo tu encuentro más demando

una implicación sincera, no cambio de opinión

que ennegrezca encuentro, no sabemos cuando….

Afrucha, agosto 2017

 

 

¡¡Buen finde para todos!!