El diván de Mariam (XLIX)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

Los hombres también sienten

Existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables. Encontramos mas diferencia entre la forma de sentir, que en la de expresar. Nuestras emociones e imperfecciones son las que nos hacen humanos.

Los pequeños detalles marcan la diferencia, y hacen de ello grandes momentos, y es por eso que en ocasiones todo lo que necesita un hombre para sentir, es una caricia. Nada más. No tantas palabras, solamente quieren ser reafirmados, acogidos y valorados, por el contacto de esa mano pasando suavemente por su piel. Acariciar les ofrece una calma afectiva, mental, y necesitan ser tocados por la persona que ama, para ser “reconocido”. Nada es tan complaciente como una caricia inesperada y suave. Son alimento del alma y la mente, para poder sentirse parte del mundo y amado. Equilibrio interno y bienestar psicológico. Construye vida, la reafirma, edifica y teje un manto invisible que los une a esa persona que se aloja en su corazón.

La ternura de una caricia regalada sin condiciones, despierta sentimientos y emociones positivas, mediante las cuales, reconocemos, envolvemos e integramos en nuestro ser a una persona. Son parte de nuestro sentir, son palabras grabadas en la piel que necesita recibirlas, alejan la soledad y lo llenan de alegría.

El hombre se siente renovado, paciente, relajado, además de sentirse querido. Aprecia esa paz que le transmite sentir el calor de la mujer, pues fortalece su autoestima. Como si estuviese completo. Esas caricias de intenciones puras y amorosas los nutren y las necesitan, porque los hombres también sienten, también les duele el alma, están tristes, se enfadan, lloran, se estresan, se frustran, tienen valores y se enamoran. Seamos conscientes las mujeres de esto.

Los aleja del frío para acercarlos a la autenticidad, a vincularse a conmoverlos desde el interior. Su valentía y bondad sale a raudales, al sentirse valorados, respetados y amados. Se acaricia para calmar, atender y gratificar. Transmitimos con ello una parte de nosotros mismos, creando un vínculo. De ahí que debemos ofrecerlas con calma, con ternura, entregando esos mensajes cómplices que no necesitan palabras, solo sintiendo el corazón.

Animo a las mujeres a que empiecen a practicar la caricia con sus parejas, no por esperar nada a cambio, sino por el placer de entregar.

Mariam,    2018.-

 

Anuncios

Desde el alma (XXXVII)

 

alegría de vivir

Algo parecido al amor…

Amar y ser amado ,
desear y ser deseado ,
a cuantos nos pasa ,
que amamos sin ser amados ,
y deseamos tanto sin ser deseados…
El sentimiento nace , sin haberlo buscado , se instala en el corazón y comienza el caos , el más bello caos…hasta que comienza a lastimarnos…
Nos confunde , enceguece ,
nos hace perder la cabeza ,
perder nuestro eje…
Nos aísla del mundo , nos hace caer profundo y todo por sentir una caricia ,
un te amo de mentiras ,
un deseo que no se reprime ,
pero que nos lastima…
¡Como un sentimiento tan bello duele tanto!
¿Será qué no es amor?
Quizá solo sea miedo a la soledad ,
a sentirnos vacíos , tan fríos ,
sin esperanza de encontrar al verdadero amor…
Y creemos sus mentiras…
¿Por qué las mentiras huelen tan bien?
Es bello sentir su perfume impregnado en mi piel…
A mi me nació este amor , o quizá solo sea algo parecido al amor…
Quién sabe lo que siente mi corazón , ni lo entiendo yo…
Pero es bonito sentir , que un beso me hace feliz , y en su cuerpo encuentro el sitio donde quiero vivir…
Amar , sentir , arriesgar…todo lo vale por un segundo de felicidad…
¿Y después?
Después la vida lo dirá…

Aɭʍɑ ʍíɑ
Autora: Sandra Santucho
Bs.As Argentina
Derechos de autor reservado
12-06-18

Ríos de tinta (XLV)

rios de tinta

 

-No conozco a ningún gran hombre excepto aquellos que han rendido un gran servicio a la raza humana.-Voltaire.

-¿Cuál es la esencia de la vida? Servir a otros y hacer el bien.-Aristóteles.

-La solidaridad no es un acto de caridad, sino una ayuda mutua entre fuerzas que luchan por el mismo objetivo.-Samora Machel.

-Cuando el “yo” se reemplaza por el “nosotros”, incluso la enfermedad se convierte en bienestar.-Malcolm X.

-El racismo no se combate con el racismo, la mejor forma de combatir el racismo es con solidaridad.-Bobby Seale.

 

———-oOo———-

El diván de Mariam (XLVIII)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

LA LEY DEL HIELO

                          “El peor pecado hacia nuestros semejantes no es odiarles, sino                                              tratarlos con  indiferencia; esto es la esencia de la humanidad”.

                                                                – William Shakespeare –

Esto es un recurso muy utilizado por personas que aparentemente gozan de gran autocontrol y presumen de ser racionales antes que intuitivos. Corresponde a una expresión de violencia pasiva, y un mecanismo, o una forma disfrazada de abuso psicológico, porque daña profundamente a la persona sobre la que se aplica.

La ley del hielo es ese conjunto de comportamientos que tienen por objetivo ignorar al otro, ya sea en relaciones de pareja, amigos, padres, hijos, familiares etc. Implica la existencia de un conflicto previo, y a veces la victima ignora de qué se trata, porque el otro no lo ha expresado abiertamente.

Acciones como dejar de hablar a alguien, no tomar en cuenta lo que el otro dice, fingir que no se le escucha, tomar distancia y evitar su compañía, como si estuviese contagiado de algo, pasar por alto las peticiones o necesidades expresas y llevar a cabo cualquier conducta que tenga como objetivo, anular o invisibilizar a alguien, son comportamientos bastante nocivos.

Denotan inmadurez, mezquindad y falta de inteligencia emocional y puede causar graves efectos en el otro, porque constituyen un intento por controlar y vejar a los demás y no representan nada positivo para ninguna relación.

La persona que lo recibe puede llegar a experimentar sentimientos negativos muy intensos. Ignorar a alguien es devaluarlo e incluso anularlo, y si le añadimos el silencio duro y crudo, no se sabe que interpretar de todo esto. Quien es ignorado se sumerge en sentimientos de tristeza y angustia, porque no termina de saber que esta haciendo mal o porque exactamente se le trata de este modo. Por eso se la considera una forma de abuso, en la que no hay gritos, ni golpes, pero si mucho chantaje emocional.

Siempre se aplica con personas que se tienen mucho afecto entre ellas, y algunos piensan que al imponerse de esa forma, el otro va a cambiar algún comportamiento, o va a hacer lo que quieren ellos. Incluso lo consideran como una herramienta educativa, gran error, están muy equivocados ya que este chantaje emocional de ignorar al otro como forma de castigo, solo destruye las relaciones.

Como muchas tácticas, en el fondo defensivas y fruto de la inseguridad, esta revela una mala gestión de la comunicación por parte de quien las utiliza.

Cuando hay un problema entre dos seres humanos, por mucho miedo que nos de enfrentarlo, lo único sano es buscar la manera de dialogar para encontrar soluciones. El silencio y la distancia generan más equívocos y al final no solucionan absolutamente nada.

Mariam,   2018.-

 

Todo será diferente (X)

refugiados

Refugiados

Que dolor que el mar se trague a inocentes

sin oportunidad de vida, que pena y sonrojo,

no merecen ese final, palidezco y me enojo

de la falsedad, la incomprensión y las ciegas mentes.

Personas abandonadas a su suerte, increíble

la insolidaridad de algunos, hecho execrable

que confunde a la gente de buena humanidad,

que siempre apoya, armonía a la solidaridad.

Refugiados y desplazados de sus vidas, diáspora

que les aleja de sus casas, sus familias, su paisaje,

hagamos hueco para acogerlos, buen equipaje

que honra a los buenos, ciudadanía acogedora.

Afrucha, 2018.-