El diván de Mariam (LI)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

                            PERFECTO – IMPERFECTO

Felicidad y tristeza pueden combinarse en un minuto en todas nuestras relaciones cotidianas.

Perfecto por momentos. Imperfecto por otros. Esto nos ayuda a saber valorar al otro, comprenderlo, ayudarlo, a ser compañeros. Un camino que se va forjando día a día, detalle a detalle, donde los problemas no nos derriban, sino que nos hacen más fuertes y nos unen más.

Cada persona debe tener su propia individualidad, pensar diferente, y el respeto y la compresión deben estar presentes. Sabemos que no estaremos solos ante las dificultades, que ante una mala noticia, tendremos un hombro en el cual llorar y apoyarnos, tendremos una motivación constante de ese afecto que nos une mas allá de lo que pase.

Ser mas tolerantes y no idealizar tanto al hombre como a la mujer, nos libera de muchas presiones y ver las cosas como realmente son.

Perfecto e imperfecto pueden combinarse. Tanto el hombre como la mujer perfectos no existen. El ideal depende de los gustos de cada persona, pero si aman mostraran lo mejor de ellos mismos. Con esos detalles como muestra de cariño, o de deseo, haciendo cualquier locura para que el otro sonría. Provocaran la mente para hacer nacer la pasión, escribirán algo bonito en un trozo de papel, harán el amor y después el desayuno, aceleraran el corazón con un beso y calentaran el cuerpo con una caricia. Pero también comprenderán la frialdad a veces en el otro ante ciertas cosas, su cansancio, su incapacidad, su mala memoria, sus olvidos o los enojos sin sentido.

El amor no necesita ser perfecto sino verdadero. No somos medias naranjas de nadie, no nos pueden complementar, no somos la vida de nadie ni tenemos que aspirar a serlo, solo podemos compartir lo que somos.

Se construye a diario, y al final te das cuenta que los detalles pequeños son lo mas importante. El amor necesita de un lugar en el que mecerse, dormir y resguardarse. Necesita de nosotros para existir, porque si no nos amamos, no podremos amar, y a su vez necesita del otro para poder realizarse. Ambas partes son imprescindibles, para sostenerse tanto en los momentos alegres como en los tristes.

No formemos equipos perfectos, sino amores verdaderos, fuertes y decididos que es lo que perdura.

Naranjas enteras, con su zumo y sin exprimidor.

Mariam,    2018.-

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s