El diván de Mariam (L)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

EL CORAZON DE LA MUJER FUERTE

Es un espacio inmenso donde todos caben, donde a todos se atiende, y donde no existen normas externas, porque ella es leal a sus principios y a sus valores. Ha batallado en tantos escenarios, que elige guardar los triunfos para si misma, y las decepciones como caminos recorridos de los que obtener un aprendizaje.

El dolor de la experiencia sigue ganando en ella resistencia, y la fortaleza se edifica a través de la intuición, las emociones, la sensibilidad y la empatía.

Lo que ha vivido y ha tenido que asumir a lo largo de su vida, es algo que solo ella conoce, y muchas de esas cosas prefiere callarlas, guardarlas para si misma, en silencio. Acepta, deja ir y se levanta con orgullo para crearse a si misma. Su corazón se volvió sabio, y sabe que sin ilusión la vida no seria la misma. Es fuerte, valiente porque supo romper todos esos vínculos y circunstancias que un día le hicieron daño y llego al momento de ponerse ella misma como prioridad. Saber lo que necesita, es la esencia de su fuerza, escuchar su voz interior.

Lee en rostros ajenos, anticipa reacciones, intuye tristezas y se contagia de las alegrías. No faltará quien le diga eso de “eres un poco bruja”, pero ella sonríe y en silencio sabe, (que no lo sabe todo), que la vida es aprender y que lo que guía ese impulso es la lealtad y el amor por los suyos.

Sabe muy bien quien merece estar fuera de su corazón, y quien merece estar dentro. Respira tranquila y disfruta su libertad, y quien la quiera que la busque, que ella decidirá. Nadie es egoísta por cerrar las puertas del corazón a quien no hizo nada para quedarse. Eso es sabiduría, prudencia, y cuidar de ella misma.

Al verla fuerte, algunos piensan que no necesita de nada, ni nadie, que puede soportarlo todo, y que no importa ser escuchada, cuidada o mimada. La buscan para que les ayuden a llevar sus cruces. Le hablan pensando que no necesita ser escuchada. No le preguntan si está cansada, sufriendo o cayendo, si tiene ansiedad o miedo. Lo importante es que esté ahí, como una roca en el mar, con su sonrisa eterna.

Tampoco se le perdona nada. Si pierde el control se convierte en débil, si pierde los estribos se transforma en histérica. Si falta en alguna ocasión se nota enseguida, pero cuando está, se da por hecho su presencia. Pero la fuerza que necesita cada día, no le importa a casi nadie, y se debería honrar, reconocer, respetar y agradecer a estas mujeres fuertes, ya que también necesitan ser contenidas, queridas y que puedan descansar en otros.

En su alma sabia, habitan los seres que mas ama, que dan sentido a su vida, y se siente agradecida por tener ese espacio para si misma, atenderse, sanarse, para ser libre, feliz con lo que es y lo que ha conseguido.

 Mírate bien mujer….estás para amar y que te amen.

 Mariam,    2018.-

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s