El diván de Mariam (XLVIII)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

LA LEY DEL HIELO

                          “El peor pecado hacia nuestros semejantes no es odiarles, sino                                              tratarlos con  indiferencia; esto es la esencia de la humanidad”.

                                                                – William Shakespeare –

Esto es un recurso muy utilizado por personas que aparentemente gozan de gran autocontrol y presumen de ser racionales antes que intuitivos. Corresponde a una expresión de violencia pasiva, y un mecanismo, o una forma disfrazada de abuso psicológico, porque daña profundamente a la persona sobre la que se aplica.

La ley del hielo es ese conjunto de comportamientos que tienen por objetivo ignorar al otro, ya sea en relaciones de pareja, amigos, padres, hijos, familiares etc. Implica la existencia de un conflicto previo, y a veces la victima ignora de qué se trata, porque el otro no lo ha expresado abiertamente.

Acciones como dejar de hablar a alguien, no tomar en cuenta lo que el otro dice, fingir que no se le escucha, tomar distancia y evitar su compañía, como si estuviese contagiado de algo, pasar por alto las peticiones o necesidades expresas y llevar a cabo cualquier conducta que tenga como objetivo, anular o invisibilizar a alguien, son comportamientos bastante nocivos.

Denotan inmadurez, mezquindad y falta de inteligencia emocional y puede causar graves efectos en el otro, porque constituyen un intento por controlar y vejar a los demás y no representan nada positivo para ninguna relación.

La persona que lo recibe puede llegar a experimentar sentimientos negativos muy intensos. Ignorar a alguien es devaluarlo e incluso anularlo, y si le añadimos el silencio duro y crudo, no se sabe que interpretar de todo esto. Quien es ignorado se sumerge en sentimientos de tristeza y angustia, porque no termina de saber que esta haciendo mal o porque exactamente se le trata de este modo. Por eso se la considera una forma de abuso, en la que no hay gritos, ni golpes, pero si mucho chantaje emocional.

Siempre se aplica con personas que se tienen mucho afecto entre ellas, y algunos piensan que al imponerse de esa forma, el otro va a cambiar algún comportamiento, o va a hacer lo que quieren ellos. Incluso lo consideran como una herramienta educativa, gran error, están muy equivocados ya que este chantaje emocional de ignorar al otro como forma de castigo, solo destruye las relaciones.

Como muchas tácticas, en el fondo defensivas y fruto de la inseguridad, esta revela una mala gestión de la comunicación por parte de quien las utiliza.

Cuando hay un problema entre dos seres humanos, por mucho miedo que nos de enfrentarlo, lo único sano es buscar la manera de dialogar para encontrar soluciones. El silencio y la distancia generan más equívocos y al final no solucionan absolutamente nada.

Mariam,   2018.-

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s