El diván de Mariam (XLVI)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

El poder de la vulnerabilidad

 

                                                                                      “Como todos los soñadores, confundí el

                                                                                                              desencanto con la verdad.”

                                                                                                                                  Jean Paúl Sastre.

 

Andamos por la vida en la búsqueda del amor, entregarlo y también recibirlo, y para eso hay que estar receptivo. Escuchamos en personas sus historias de amor, y hablan de corazones rotos, cuentan sus experiencias mas insoportables, y de cómo se sentían excluidos, y es fácil de entender que como temor a esa desconexión sintamos vergüenza.  

Creemos que hay algo en nosotros, que si otra gente lo sabe o lo ve, no vamos a ser dignos de entrar en contacto. Casi todos pensamos esto, porque las personas que no sienten esa vergüenza, no tienen capacidad de empatia o conexión humana. Por supuesto que nadie quiere hablar de esto, y cuanto menos se habla, mas se padece.

Lo que sustenta esta vergüenza, de “no soy lo suficientemente bueno” es la vulnerabilidad insoportable, esta idea de que para poder conectarnos tenemos que dejamos ver, ver de verdad, y ya sabemos que no queremos hacerlo.

Algo que verdaderamente es importante aprender, es que las personas que tienen realmente una sensación de dignidad, sienten amor profundo y pertenencia, y las que luchan con eso, y siempre se preguntan si son lo suficientemente buenos, no creen que lo merezcan. Estas personas tienen tres cosas en común: el sentido del corazón, son de corazón y tienen el coraje de ser imperfectas.

La compasión de ser amables con ellos primero y luego con los demás. La conexión como resultado de la autenticidad, porque están dispuestos a dejar de lado lo que pensaban que deberían ser, para ser quienes eran. Aceptan plenamente sentirse vulnerables, creen que lo que las hace vulnerables, también las hace más hermosas y bellas como personas. No hablan de que sea insoportable, sino necesario, están en la disposición a decir primero “te amo”, a hacer algo sin garantías, a invertir en una relación que podría o no funcionar.

Así que el núcleo, es la vergüenza, el miedo y la lucha por la dignidad. Pero esta situación también puede ser nuestro punto de partida, de la dicha, creatividad, la pertenencia y el amor, porque cuando nos damos cuenta de que la vulnerabilidad y la ternura son importantes, nos rendimos y nos entregamos de lleno a eso.

Uno no puede adormecer selectivamente la emoción, no se puede decir esto es malo, esto es sufrimiento, esto es vergüenza, esto es temor, esto es decepción, no quiero sentir esto. No se pueden adormecer resentimientos, sin adormecer los afectos y las emociones, porque podríamos ser llamados miserables, que vamos en busca de un propósito y significado y luego nos sentimos vulnerables, pensando en todo lo incierto como algo cierto. Perfeccionarse  puede ser un círculo peligroso. Decirnos, eres imperfecto, naciste y luchas diariamente, pero eres digno de amor y pertenencia. Esa es nuestra tarea. Una generación educada así, y se acabarían algunos problemas que vemos hoy en día. Fingimos que lo hacemos, pero no es así.

Necesitamos ser auténticos y reales y decir, “lo siento”o “lo vamos a solucionar”. Permitamos que nos vean con nuestra vulnerabilidad, amemos con todo el corazón, aunque no haya garantías, practicar la gratitud y la dicha en momentos de terror que nos preguntamos ¿puedo amarte tanto? ¿Puedo pensar en esto con tanta pasión?,

En vez de ver esto como una catástrofe por lo que pueda suceder. Digámonos que estamos agradecidos por sentirnos así,  ya que implica estar vivos. Y lo más importante, es creer que somos capaces.

Si lo hacemos desde el “soy capaz”, creo que se empieza a dejar de gritar y empezamos a escuchar, seremos más considerados y amables con la gente que nos rodea y con nosotros mismos.

Mariam,   2018.-

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s