Cap. 50: Canción que nunca acaba

Cancion que nunca acaba

La vida ya no es la misma en La Biznaga. Después de la incredulidad ante lo acaecido con Natalia, tanto Mariela como Carlos se han sumergido en una profunda tristeza. Zaira y Marcos, aunque también tristes, apenas tienen tiempo para la melancolía, su hijo les ocupa casi todo el tiempo, especialmente a la madre.

Mariela y Carlos son ahora los que llevan el peso específico en la casa. Marcos está a medio gas. La casa no ha notado bajón en sus pernoctaciones. Ni lo ocurrido con Natalia ha hecho descender la cifra de negocio. En el libro de visitas se reflejan lo contentos que acaban los clientes de las atenciones recibidas y la excelencia en sus instalaciones.

Carlos y Mariela parece que, ahora en la desdicha de lo ocurrido, se han unido más. Casi todo el día están juntos, muy cerca por la desgracia de sus vidas. Carlos ha perdido a la que fue su pareja, recordad que ya no iban bien, y Mariela, sin solución de continuidad, ha visto como Rubén ha regresado con una mujer a Madrid a iniciar una nueva vida.

Mariela lo ha asimilado bien. Después de los primeros momentos de pasión, supo que Rubén solo era… un argentino “canchero”, de esos que solo venden humo. Carlos quiso mucho a Natalia, pero su actitud desde que se instalaron en la casa  había enfriado, y mucho, su amor por ella.

Hugo es una monería de niño. Zaira alucina con la viveza y alegría que ha llegado al mundo. Sus padres son colmados de felicidad con los gestos de cariño que les lanzan. Come bien y duerme mucho. La madre ya ha contactado con una educadora social, experta en síndrome de down, para que le oriente en la crianza y desarrollo de Hugo. Han quedado en verse próximamente y así poder asimilar las enseñanzas que la experta le pueda donar en el quehacer diario con su hijo.

En el cuartel de Alhaurín el Grande no hay novedades que indicar en la investigación del caso de La Biznaga. El cabo Condal se ha marchado de viaje a Sevilla y un nuevo personaje hace su presentación hoy en el cuartel. Se trata de la Sargento María Córdoba que ha sido destinada a este puesto por vacante existente. Ella es mujer de mediana estatura, morena, pelo negro y con un físico bastante atlético. Divorciada, sin hijos, jerezana criada en Cataluña. Su último destino ha sido Madrid y ante la oportunidad de acercarse lo más posible a Jerez no ha dudado en solicitar la plaza. Hace apenas unos meses que ha ascendido a Sargento y su fama en el cuerpo le lleva a distinguirse como una buena profesional, dura en el trabajo, y afable en las relaciones con sus compañeros.

El Teniente la recibe en su despacho, le presenta al resto de integrantes del cuartel, que en ese momento se encuentran en el mismo, haciéndole hincapié que falta el Cabo Condal, que hasta ahora llevaba su puesto, de viaje a Sevilla.

María Córdoba se siente feliz. Se instala en uno de los pabellones que tiene el cuartel y pronto se pone a las órdenes del Teniente para comenzar su trabajo. Le dan documentación sobre las investigaciones de la muerte de Natalia. Comienza a leer y a empaparse lo que será su primer caso en el nuevo destino de Alhaurín el Grande…

 … continuará.

 

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s