Cap. 37: Canción que nunca acaba

Cancion que nunca acaba

Javier Condal lleva más de diez años en el cuerpo. La Guardia Civil lo es todo para él. Hijo de guardia civil, su vocación le vino a una edad temprana. Terminó bien los estudios y opositó, en la primera oportunidad que tuvo, al ingreso en la misma. Es un tipo alto, atlético, de tez morena y ojos marrones. Su carácter es afable, aunque en su trabajo es serio y riguroso. Alhaurín el Grande es su segundo destino. Anteriormente estuvo destinado en una ciudad extremeña, Llerena, en la provincia de Badajoz.

Se encuentra en el cuartel. Está a la espera de la llegada del Teniente. Acaba de venir de La Biznaga y debe darle novedades. Al poco llega el oficial y entre ellos se produce la siguiente conversación:

Javier Condal:  Sin novedad mi Teniente. Del resultado de mi primera visita a la casa rural traigo alguna  información así como la esperanza que podamos encontrar a la chica.

Teniente: Muchas gracias Condal. Entiendo que habrás recogido suficiente información como para iniciar lo mejor posible la investigación. A partir de este momento, te haces cargo en exclusiva del caso. Quiero cautela y que por supuesto la prensa la mantengas alejada, en lo posible. Si necesitas más medios y personal, házmelo saber.

Javier Condal:  De acuerdo mi Teniente, actuaré con máxima discreción y le mantendré informado en todo momento.

El cabo pasó a exponerle a su oficial los pormenores de la visita . Le indicó que mañana en la mañana le presentaría el primer informe evaluador de la situación y un resumen de las primeras acciones que llevaría a cabo. Se despidieron marcialmente, deseando el oficial mucha suerte a su subordinado.

Mientras tanto en la casa seguía el desconcierto. Todos se había retirado a sus habitaciones y Marcos y Zaira se habían marchado a su casa. Carlos no estaba llevando muy bien la desaparición de su novia. Aunque la relación descurría últimamente un poco fría, la seguía queriendo. Mariela en la habitación con Rubén estaba muy consternada. Él intentaba animarla pero no había forma de conseguirlo. Los socios estaban viviendo momentos duros, por lo extraño de la situación y la falta de noticias de su amiga.

Ha pasado un día desde la desaparición de Natalia. En la casa hoy se producen entradas de nuevos huéspedes. Todos están preparados en sus puestos, pues en apenas unas horas unos se irán y otros vendrán. Están teniendo suerte con las pernoctaciones. La buena labor de Carlos en la página web de la casa rural, está dando sus frutos.

Javier Condal, en su despacho del cuartel, no hacía más que darle vueltas al informe inicial sobre el caso. En apenas una hora, debería presentárselo a su jefe. Cuando estaba ojeando las fotos del libro de entradas a la casa rural, se percató que el día de la desaparición una persona abandonó las instalaciones, dando por finalizada su estancia. Se fijó en el nombre, Daniel Pérez constaba.

El cabo tomó su tricornio, avisó al de puerta que a la llegada del Teniente le informara que se había dirigido a La Biznaga. Tenía prisa, quería saber más datos sobre dicho inquilino y sus movimientos en la casa….

…..continuará.

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s