Cap. 33: Canción que nunca acaba

Cancion que nunca acaba

El calor aprieta en la piscina de la casa rural. Es la primera quincena del mes de julio. La actividad no decae en el negocio. La ocupación de las habitaciones es del 80% y aún no ha llegado el fin de semana.

Las obras en las caballerizas aún no han comenzado. Se afinan los planos de los tres apartamentos a edificar. Van a ser las residencias vips de La Biznaga. Pretenden que tengan tres habitaciones, salón, cocina americana y cuarto de baño. El presupuesto les sale por un pico. Otra vez volverá Carlos a visitar al Director de Banco en Fuengirola, ya que de lo inicial a lo que ahora se está proyectando, no tendrán más remedio que pedir crédito.

La piscina a partir de las doce de la mañana está muy concurrida por los huéspedes. De entre ellos destaca una chica, que vino sola, de origen sudamericano. Su nombre es Zen y tiene un carácter abierto. Se le ve muy distendida hablando tanto con sus vecinos de habitación como con alguno de los socios de la casa. Así mismo, y también solo, reside un personaje un poco extraño. Su nombre Daniel, alto, barba desaliñada, y un poco entrado en carnes.

El resto de los huéspedes son parejas de mediana edad y algún que otro matrimonio en luna de miel. En esta semana no han aparecido niños, cuyos juegos entretendrían al personal.

Tanto Mariela como Natalia aprovechan las tardes, una vez han dejado limpia la cocina, para pegarse un buen baño. Mariela hoy, sin embargo, ha decidido retirarse a su habitación. Está algo cansada y pensando que a la caída de la tarde deberá acompañar a la excursión de Málaga, prefiere relajarse.

Natalia está tumbada en la piscina. Lleva un bikini amarillo que realza enormemente su silueta. Ojea una revista sobre viajes y al poco se queda dormida. Daniel, el huésped extraño, hace su aparición en la piscina. Durante un buen rato hace largos en la misma, hasta que ya no puede más y se tiende en la hamaca. Se queda mirando a Natalia que ya comienza a despertarse. Ambos se saludan y Daniel se va acercando al lugar donde ella permanece.

Daniel:  Hola buenas, está muy buena el agua, ¿no te bañas?

Natalia:  Sí, lo que ocurre que el cansancio me venció. En un rato nadaré.

Cuando ella se levantó de su asiento, Daniel pudo apreciar lo esbelta que era, la buena figura que tenía. Sus ojos no podían despegarse de la imagen de Natalia. Ella, turbada, sonrió al darse cuenta que no dejaba de mirarla.

Durante unos minutos Natalia permaneció haciendo largos en la piscina, con algunas paradas para descansar y tomar aire. Cuando pensó que ya era suficiente salió del agua y se sorprendió al ver al señor que tanto le miraba que sostenía su toalla para que se secara.

Natalia: Muchas gracias, es usted muy amable.

Daniel: Y usted muy bella señorita.

La amabilidad con que le habló el huésped hizo que Natalia le siguiera en la conversación. Hablaron sobre la casa, los lugares a visitar y Natalia le contó lo que tenían pensando hacer en las caballerizas… Daniel le dijo que él se había dedicado un tiempo a la decoración y que si no le parecía mal, le podía comentar lo previsto en esa construcción.

Natalia le dijo que la acompañara a las caballerizas y que allí le enseñaría el proyecto de los tres apartamentos. Ambos salieron de la piscina y tomaron dirección al mencionado lugar.

Hacía una tarde calurosa. Eras las siete y el sol aún pegaba. La paz y la tranquilidad del entorno era la tónica en estas fechas. Casi todo el mundo estaba despertando de la siesta y preparándose para la excursión a Málaga, salvo Carlos que trabajaba en la recepción, atendiendo a las demandas de alojamiento.

Nada hacía presagiar sorpresivos acontecimientos. Hablamos de un lugar de paz, tranquilidad y asueto. A veces los hechos inesperados suceden porque el destino así lo quiere…..

…..continuará.

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s