El diván de Mariam (V)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

ALQUIMIA DEL ALMA

Cuenta una leyenda, que una joven enamorada se creía poco agraciada para los ojos de su amado. Tanto lo amaba, que quería lo mejor para el, aunque no fuese su hermosura la ganadora del corazón del joven.

Se fue a un lago del bosque y lloró de pena y desconsuelo, intentando arrancar de su corazón, ese sentimiento de amor.

Las lágrimas golpeaban las tranquilas aguas del lago y la reina de las ocas se acercó hasta la joven.

Después de escuchar tanto dolor, decidió confiarle un secreto… El joven a quien ella amaba, lloró por lo mismo unas horas antes en el mismo lugar. El joven también creía que no era lo bastante apuesto para tan hermosa dama.

Así que la reina de las ocas le dijo a la doncella lo mismo que le hubo dicho al caballero: Lo que ves en él, es el reflejo de tu alma y tu propia belleza la que emana de ella. Como es una belleza del amor, sólo tu corazón la ve y piensas que es él, el apuesto caballero y hermoso, cuando es tu belleza de luz la que estás viendo en verdad.

Igual le ocurre a tu amado cuando te mira a ti: ” cuando el amor es sincero y transparente, nos reflejamos en el corazón del otro”. La dama comprendió, dejando su dolor de lado, sonrió y le dio las gracias a la reina de las ocas, marchándose a buscar a su amado.

REFLEXION

Cuando dos almas maduras  se encuentran y se reconocen, nace el amor verdadero, y ocurre una de las grandes paradojas de la vida, uno de los fenómenos más bellos. Están juntos y sin embargo  tremendamente solos, permanecen tan unidos que casi son uno, pero su unión no destruye su individualidad, de hecho, la realza, se vuelven más individuos. Se ayudan mutuamente a ser más libres.

Entonces tiene eternidad ese amor.

Cuando el amor se convierte en fragancia, tiene una tremenda belleza y posee algo que está por encima de la mal llamada humanidad. Tiene algo divino. No exige nada, simplemente comparte, y en ese compartir, tampoco existe el deseo de recibir una recompensa.

El amor está constantemente lloviendo a su alrededor.

Ese es el verdadero anhelo de nuestro corazón, sentir esa alquimia del alma.

Maríam,   2017

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

4 comentarios en “El diván de Mariam (V)”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s