Cap. 31: Canción que nunca acaba

Cancion que nunca acaba

Han pasado varios meses, el negocio de la casa rural se está desarrollando muy bien, tiene mucha aceptación y la ocupación media en estos tres meses alcanza el 90%. Los socios están contentos y ya comienzan a pensar en algunas reformas para el negocio.

Hay otra noticia a resaltar en este tiempo, el embarazo de Zaira. Marcos y ella están tremendamente ilusionados con la llegada del nuevo ser. En unos cinco meses  vendrá y lo esperan con mucho agrado.

Sobre las reformas que desean hacer en la casa, estudian convertir las caballerizas en tres apartamentos, dado la buena acogida. Para ello, Rubén ha contactado con una empresa aledaña, que trabaja con caballos, para que les alquile los mismos y así atender a la futura demanda de los clientes.

Natalia y Carlos no atraviesan por su mejor momento. Desde su llegada de Madrid, ella no se encuentra muy implicada en las labores de la casa. Le cuesta integrarse en la vida campestre. Sin embargo, Carlos lo ha hecho a las mil maravillas y se le nota lleno de optimismo. Han discutido varias veces, por tonterías, pero está haciendo mella en la pareja. En algunas ocasiones se tiran días enteros sin apenas cruzar palabra. El silencio que todo lo acaba.

Mariela y Rubén lo llevan muy bien. Ella está recuperando el tiempo perdido, emocionalmente hablando. Cada día está más guapa y receptiva a las peticiones de amor de Rubén. Estos van como un tiro y su optimismo y amor no pasa desapercibido para el resto.

Carlos se siente solo. Lleva las riendas del negocio, pero cuando para, la tristeza le embarga. Siente cariño por Natalia, aunque no es igual que antes. En un momento se queda pensativo, le viene a la cabeza Inma y decide llamarla.

Carlos:  Hola Inma, ¿cómo estás?

Inma: Que sorpresa Carlos, hacía tiempo que no sabía de ti. Estoy bien, ya sabes trabajo y casa. En este tiempo no he viajado. Pronto llegará la primavera y habrá que moverse.¿Tú qué tal?

Carlos: Por aquí bien, trabajando mucho. Dentro de poco comenzaremos a construir, en las caballerizas, tres apartamentos. Estamos a tope y muy felices de como se está desarrollando el negocio.

Inma:  Me alegro. De verdad que sois unos emprendedores magníficos. Os deseo toda la suerte del mundo.

Carlos:  Gracias, además te cuento que Zaira está esperando un bebé. Están muy felices ella y Marcos. Nosotros contentos de verlos así.

Inma:  Vaya notición, por favor dale a Zaira y Marcos mi enhorabuena. 

Carlos:  Se la daré. Por cierto, es posible que te dé un toque cuando pase por allí, debo de hacer gestiones y me gustaría verte….

Inma:  Claro que sí Carlos, cuando quieras. Avísame con tiempo. A mí también me gustaría verte….

Se despidieron muy amigablemente. Carlos, ya menos triste, esbozó una sonrisa después de la conversación. Inma abrazó su móvil con fuerza, toda la fuerza que hubiera querido utilizar en ese gesto con Carlos.

…. continuará.

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s