El diván de Mariam (III)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

Colores en libertad

En mi otoño actual, me pienso como una mariposa que aún no termina su transformación.

Me gusta mi muda, siento que recupero nuevos colores, con necesidades más reales.

Como la mariposa mi imaginación vuela de nuevo arropada en las pequeñas cosas.

Sin haberme completado, no me reconozco en la mujer de hace unos años. Mujer triste, oscura, anclada en las cosas del pasado, en la frustración al fracaso, que te deja parada, te roba el brillo y por ende la vida.

En mi cambio descubro cosas nuevas, vivencias, experiencias, de nuevo río, lloro y sueño la vida que todavía queda por descubrir.

Los antiguos rojos de la pasión, verdes esperanza, naranjas de la valentía, azules intensos de la alegría, esos colores que lucían mates, ahora son otros.

La pasión sigue ahí, pero tiene un color púrpura, más sereno y más intenso, veo ocres que combinan la valentía con la sabiduría, blancos con grises, y negros que me aportan serenidad, los verdes combinan la esperanza con la realidad vivida.

Me observo feliz y, necesitando menos cada día, sonriendo por las cosas simples y sencillas, sin tener respuestas a tantas preguntas.

Quiero a mucha gente, pero no necesito que me quieran, que me den su consentimiento, ni su aprobación, he aprendido a amar para adentro y sólo sintiendo.

Siento pasiones de siempre, las vivo entre risas cuando me falla el cuerpo (nací hembra y moriré siéndolo). Asumo que son menos los encuentros, pero cuando llegan son mucho más intensos, ahora me veo hermosa y me volví más picara.

La ilusión  por descubrir metas nuevas, más sabias y sencillas a mi vida ha vuelto. La vida me espera para seguir con la fiesta, dejemos que sea el tiempo el que escriba el fin de mi nueva experiencia, viviendo con todo este amor por entregar al mundo.

María, 2017.-

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

2 comentarios en “El diván de Mariam (III)”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s