Cap. 11: Canción que nunca acaba

Cancion que nunca acaba

Anochecía y los amigos habían quedado para acercarse a la vecina Fuengirola. Pronto llegó Marcos y en su coche se dirigieron hacia esta población. No tuvieron dificultades en aparcar a pesar que la zona del puerto era un hervidero de personas. Se notaba que era fin de semana. Las terrazas abarrotadas, el paseo marítimo casi intransitable….

El cicerone les llevó a un pub cercano. “El casi nos cierran” era un garito pequeño pero muy bien decorado. En él daban actuaciones musicales . Un sitio agradable, comentó Zaira.

Lograron pillar una mesa exterior y allí solicitaron las consumiciones. De fondo alguien tocaba una canción melódica en ingles, rememorando a Eric Clapton en su “Wonderful Tonight”. Estuvieron hablando largo rato  y opinando sobre la casa que hoy habían visto. Marcos les dijo que pusieran atención en la de mañana que seguro les iba a gustar más.

La disposición en la mesa había dado que Zaira y Marcos estuvieran uno al lado del otro. Carlos y Mariela al otro lado. A la joven enfermera le encantaba la forma de expresarse de Marcos, bueno, ambos estaban pendientes uno del otro. Era patente que ahí existía química.

A Carlos no le pasó desapercibido y se le comentó a Mariela. Ella afirmó su apreciación y le comentó que ojala consiguieran llegar a algún sitio.

Se quedaron unas tres horas, Marcos les enseñó más sitios, en algunos entraron y otros pasaron de largo. Cuando ya decidieron que mañana deberían de  levantarse temprano, se marcharon.

Se despidieron de Marcos en la puerta del hotel. Primero Carlos y Mariela. Dejaron sola a Zaira para que se tomara su tiempo. Ella le agradeció que hubiera tenido la deferencia de acompañarles esta noche. El, algo nervioso, le dijo que fue un placer, especialmente por ella….

Al escuchar esto último Zaira se acercó y rozó sus labios con un beso, le posó sus manos en los hombros y le dijo…. GRACIAS.

Temprano ya estaba Marcos en el hotel. Había dormido bien, tenía buen aspecto. Se había acordado de Zaira…. ni podía contar las veces.

Iban apareciendo. Llegó la enfermera primero, con dos besos en las mejillas le saludó. A continuación Mariela, también saludó a Marcos. El último en llegar Carlos venía casi con los ojos pegados, pidiendo disculpas por retrasarse.

Se pusieron a desayunar y Marcos mientras tanto realizó una llamada para coordinar la visita a la casa.

Todo bien, comentó Marcos, cuando esteis listos nos vamos. En media hora se pusieron en marcha. Tomaron dirección a Mijas pueblo y en un desvío anterior enfilaron hacia Alhaurín el Grande.

Un camino bien asfaltado daba entrada a la casa rural. Nada más aparcar el coche, un señor de mediana edad se dirigía hasta ellos. Marcos le saludó y procedió a presentarle al resto del grupo.

Era un paraje bellísimo donde se veía toda la Vega del rio Guadalhorce.  El señor que los acompaña es un trabajador de una inmobiliaria que trabaja para un banco. La casa tiene apenas diez años de construcción, comenzó a hablar el señor, por problemas de pago de los propietarios y por una sentencia judicial ha sido embargada. Ya tuvo problemas en la construcción pues los constructores no hicieron debidamente los cálculos y se pasaron con holgura en el presupuesto.

La casa es toda de  piedra.  El porche es bastante amplio, tiene como unas cinco mesas con sus correspondientes sillas, todas en madera. Dispone de ocho amplias habitaciones, cuatro de ellas con baño interior,  dos cuartos de baño, cocina muy amplia, con una mesa a semejanza de la utilizada en la película “El cartero llama dos veces” (¿recordais?), un salón espléndido con chimenea, trasteros, un garaje que han utilizado como bodega, bastante grande. En el exterior hay una amplia piscina, muy limpia observan, con césped alrededor, hamacas y sombrillas.

La parcela es de unos dos mil quinientos metros cuadrados. Así mismo en edificio anexo tiene unas cuadras.

Se quedan maravillados con la casa, con el paisaje. Se miran entre ellos y parecen adivinar que han encontrado lo que buscaban. Carlos se acerca a Mariela y le dice al oido: La Biznaga ya es una realidad….

….continuará.

Marcos tarareo… para si esta canción. Zaira lo escuchó……

 

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s