Cap.7 : Canción que nunca acaba

Cancion que nunca acaba

Marcos, después de un día agitado, ha llegado a su casa. A penas son las ocho de la noche. Como de costumbre lo primero que ha hecho es irse a la ducha. Allí se ha relajado con el agua cayendo sobre su cuerpo. Cuando se estaba secando le ha sonado el móvil. No ha corrido, le ha dejado sonar tranquilamente.

Cuando ha llegado a su habitación ha mirado la procedencia de la llamada. Era Carlos, es verdad que quedó en llamarme, se dijo.

Marcos: Hola Carlos, como estás, cuéntame ¿habéis tenido oportunidad de estudiar mi informe?

Carlos:  afirmativo Marcos, hemos visto tu informe y te anuncio que el próximo finde iremos para allá. Ya ultimaremos detalles los próximos días. Estupendo contestó Marcos, no se si vendréis en coche o tal vez en el AVE, en este último caso os voy a buscar a la estación. No te preocupes, ya te iremos informando de nuestras intenciones.

Se despidieron deseándose buenas noches.

Natalia y Carlos comenzaron a cenar. Una comida ligera, apenas una ensalada y como postre un yogur de limón. Durante la misma tuvieron ocasión de charlar sobre la visita a Málaga. Ella le dijo que se borraba de la misma, que hablara con Mariela y los dos podrían visitar las casas. Carlos asintió y le indicó que mañana la llamaría para preguntarle.

Zaira esta esperando en un pub cercano a su casa, El Verde, la llegada del informático. Con un leve retraso aparece y se saludan muy fríamente. Están sentados en una zona alejada de la barra, les procura intimidad máxima.

Ella comienza diciendo que su relación no va bien y que ha tomado una decisión. El, tranquilo pero expectante, le hace ver que no se precipite que estas crisis en la pareja suelen ser normales. Zaira le hace ver que no es feliz, que llueve sobre mojado, que últimamente ya no siente lo que al principio, que se han distanciado no solo físicamente si no emocionalmente. Que lo va a dejar, que la vida se vive una vez…. que está cansada. Le insinúa un cambio de vida y que está dispuesta a llevarla a cabo.

El informático permanece en silencio. Con la cabeza gacha confirma los peores augurios para la relación. Ya no tiene ni fuerza para defender lo indefendible. Han pasado apenas treinta minutos, llama al camarero, paga las consumiciones y se despide, con un tono muy bajo, de Zaira diciendo solamente un “lo siento” que ésta al escucharlo no puede evitar que corran unas  lágrimas por su mejillas.

Ella permanece sentada en el pub por unos minutos. Ha visto irse, cobardemente, a la que hasta entonces era su pareja. Tiene intención de dar un giro de muchos grados a su vida. Comienza a pensar en sus amigas del banco. Está dispuesta mañana a interesarse por los planes de ellas. Tal vez, piensa, ahí puede estar mi salida….

Amanece una mañana típica de Madrid del mes de Octubre. Los índices de polución se han disparado durante el fin de semana. El ayuntamiento ha estado apunto de aplicar la bajada de velocidad a los vehículos y fijarla en 70 kms. como máximo en la M-30. Nuestros personajes se aprestan a prepararse para iniciar una nueva jornada laboral. Natalia y Carlos se van sucediendo en el cuarto de baño, Zaira que ha dormido como un niño chico se sale de la ducha después de haber disfrutado del agua, con total relajación.

Mientras en Málaga Marcos está mirando su agenda, hoy dedicará la mañana a la contestación de preguntas en la página web. Se prepara un buen desayuno y ya se dirige a su ordenador.

Zaira acaba de llegar al hospital. Se cambia y una compañera de turno de noche la pone al corriente de las urgencias. Ella la escucha atentamente y no aprecia nada extraordinario. Se incorpora con sus compañeros  al trabajo.

Urgencias del hospital es un hervidero. En algún barrio de la capital se ha producido un enfrentamiento entre familias de etnia gitana. Todo por el control sobre la venta de estupefacientes. Llegan varios heridos al Gregorio Marañon. Son rápidamente entubados y puestos en observación. En los aledaños de la puerta de urgencias comienzan a llegar familiares de los heridos. Alrededor de veinte personas se increpan unas a otras. La dirección del hospital, aparte de reforzar con vigilantes la urgencias, ha decidido llamar a la policía, que no ha tardado en llegar.

Un familiar de uno de los heridos logra zafarse y entrar en urgencias. Con total disimulo se ha asomado, habitación por habitación, buscando tal vez a su familiar. Justamente lo primero que ve es a una enfermera atendiendo a quién se ha peleado con su primo. No lo duda y se introduce en la habitación. Zaira se lleva una gran sorpresa y le dice, temblando, que qué hace allí, que no puede estar. El individuo saca un cuchillo y la amenaza para que se calle,  la enfermera palidece y le dice que tranquilo, que no va a hablar más. Son unos minutos intensos, de confusión y de miedo. El del cuchillo ya se dirige donde el herido se encuentra postrado. En un momento y sin pensarlo, Zaira lo empuja por la espalda y a los gritos de socorro consigue golpearle la cabeza. A los pocos instantes llegar los de seguridad que logran reducir al individuo. Una enfermera se lleva a su compañera que, visiblemente contrariada, abandona la habitación.

Mientras espera la visita del médico, Zaira ya no tiene dudas. Ha llegado su final como enfermera en el Gregorio Marañón, no aguanta más. El doctor la reconoce y le extiende una documento de baja. Quince días tiene la enfermera para aclarar su futuro. Se cambia de ropa, toma su coche y se dirige a su casa. Al llegar, se da cuenta que la luz del contestador está intermitente y escucha la voz de Natalia que le anuncia que la esperan en su casa para cenar. Tal vez ahí esté el nuevo comienzo de vida para Zaira.

….. continuará.

 

 

 

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

2 comentarios en “Cap.7 : Canción que nunca acaba”

  1. No creo que sea cobarde el informático, solamente le dieron calabazas. Se fue
    vencido, pero la vida es así.
    Esperando el finde haber que pasa con la visita a Míjas. Esto tiene buena pinta. Gracias porque realmente se engancha una a la lectura. 📕

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s