Sabina en Málaga : A la orilla de la chimenea

 

 

Son las 21:35 de la noche en el Palacio de Deportes Martín Carpena de Málaga, jueves 28 de septiembre de 2017. La esperada noche de ver a Sabina en directo. Hubo muchas intenciones de hacerlo antes pero, por una u otras razones nunca tuve la oportunidad.

Comienza el concierto con la hermosa canción Lo niego todo, una proposición de intenciones actuales de sabina, cómo está, como se encuentra, de donde viene….para este tema que da origen al album LO NIEGO TODO, Sabina ha contado entre otros con el poeta Benjamín Prado y el músico Leiva.

Se fueron a Rota, bonito lugar, para componer las canciones del disco. Como han indicado en varias entrevistas e incluso en libros publicados, no fue un parto fácil. En chanclas y a veces borrachos fueron sacando los temas que hoy nos deleitan.

La primera parte del concierto se dedicó a desgranar el disco. Aquí quizás es donde se comportó más intimista, menos previsible. Es un album muy bien trabajado, poetas y músicos, menuda simbiosis, da fe de ello. Hay una clara estructura del lenguaje, Benjamín se nota tu mano, existe un aire juvenil patente, Leiva músico anti-celestial y certero…..

Fueron apenas cinco o seis canciones. Me quedo con la que da nombre al album. Jamás Sabina ha confesado tanto en tan poco tiempo.

Hubo en el concierto buena charla de Joaquín. Buenas dedicatorias, a destacar la del torero madrileño  José Tomás, y cómo no a la mexicana que mejor llora,  Chavela Vargas.

Terminada la primera parte, asistimos a lo que se puede denominar el núcleo duro de la actuación. Sus canciones de siempre, sus éxitos de toda la vida. A destacar: 19 días y 500 noches, El bulevar de los sueños rotos, Y nos dieron las diez  y cómo no la esperada Princesa. En esta última es cuando el público botó en el pabellón. Es una de estas canciones que arrastran. Es atemporal, inolvidable, coreable, emotiva y dinámica.

Sabina está muy bien rodeado, “su familia” como él dice. Es difícil destacar a alguien. Como diría Miguel Rios, por el ínclito Pancho Varona, treinta años juntos, su mitad, su hermano;el concertista  Antonio García de Diego, con el que sería incapaz de subir a un escenario si no estuviera él, confesó Joaquín; la espectacular cantante y mujer Mara Barros y para mí la mejor incorporación a este grupo de gigantes como es la de Jaime Asúa, que potencia de gran rockero, amigo de mi admirado y llorado paisano Manolo Tena, cuyo recuerdo revoloteó en mi pensamiento, en mi corazón.  

Todos ellos tuvieron oportunidad, el maestro se la donó, de interpretar en solitario varias canciones. Todas muy buenas, muy buenas. Sin embargo la interpretación del maestro De Diego fue la que más me tocó el alma:  A la orilla de la chimenea, cantado y tocada en un tono similar, a mi modo de entender, a como lo hubiese hecho Pablo Milanes.

El público, en quinto de Sabina, doctorado en su letras, seguidores poéticos de su alma, de sus creaciones, siguió el concierto con sincera pasión. Había de todas las edades, imberbes, niñas de ombligo fácil, madres, padres, separadas y arrejuntados para la ocasión. De todo había, de todo adiviné.

Buena organización en el concierto, todo medido, nada al azar. Ha sido una hermosa noche, bien acompañado por Gladys, aire fresco argentino, como no podía ser de otra forma…..

 

¡¡¡Feliz finde!!!

 

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s