Colaboración: El cuento romántico entre Séphora y Hércules.

hercules

Había una vez una selva donde habitaba una fiera que resultaba indomable y muy peligrosa. En aquel lugar gobernaba Séphora, “la eterna cazadora”, llamada así por ser la única con capacidad y habilidad suficiente para atraparla y hacerla enteramente suya, debido a su enorme fuerza de voluntad, ya que nadie más poseía el valor y el adiestramiento suficiente para domar a semejante animal fiero y salvaje.

Sin embargo un buen día, Hércules, un valiente soldado llegado desde un lejano país, tras estar involucrado en numerosas e intensas y duras batallas territoriales, se adentró en aquella peligrosa selva con idea de doblegar a la famosa y temida bestia del lugar. Cuando ya se había enterado y sabía a ciencia cierta que, Sephora, era la única que tenía el alto privilegio de apresarla y no él, pues para aquella fiera era un inmenso honor imaginarse algún día como la presa de ella. Porque le complacía creer que llegaría a ser finalmente cazada por quien era considerada como la mejor cazadora de todos los tiempos.

El primer intento de Hércules, que se adentró impulsivamente en la selva, resultó, tal y como cabía esperar, un auténtico fracaso… Aunque el guerrero no se desanimó en el empeño de su cacería, al contrario de lo esperado, tomo otra importante decisión en su vida: prepararse a conciencia para ser el mejor cazador de todos, con idea de llegar a vencer a tan terrible mala bestia, una forma única de probarse así mismo.

Entonces, él fue a conocer a aquella noble dama y se dispuso a aprender todo lo que pudo de Sephora, repasando otras muchas destrezas que compartió amorosamente con ella; además de todo lo que había ido ampliando a través de sus frecuentes e intensos viajes. Así que, después de un tiempo, volvió a aquella selva, con el objetivo de conseguir el más alto honor, el don de lograr el trofeo de su superación personal y su superioridad combativa frente a las ya admirables aptitudes que sumaba de su admirada Sephora.

Cuando la bestia se tropezó por segunda vez con la imponente fuerza mental y física del guerrero, ésta no tuvo más remedio que doblegarse a su poder personal que convirtió a Hércules en “el invencible”. Él estaba tan claro en sus pensamientos y eran tan puros sus sentimientos, que vivía sin segundas intenciones y sin enturbiar su percepción de la realidad del instante, hasta el punto en que pudo hacer lo máximo en su vida alcanzando su importante gran meta de felicidad.

Pero… ¿qué ocurrió con Sephora? En un principio ella también tuvo que hacer frente a sus luchas internas por las idas y venidas de Hércules durante sus duros entrenamientos. Porque ni ella misma sabía lo que él decidiría hacer con su creciente poder y con su vida, mientras se entrenaba con tanto afán; pues no entendía que no se quedara disfrutando simplemente junto a ella. Más Hércules se enamoró totalmente de Sephora, y ni sabía de las dudas mentales de ella, que la llegaron a debilitar de tal manera, que empezó a abandonar sus deberes como cazadora, descuidando temporalmente la responsabilidad de su selva que se volvió un poco caótica y sin salidas.

Pero un bendito día, de repente, Sephora se dio cuenta de lo que estaba pasando, tuvo miedo por él y fue como despertar de un mal sueño, lloró mucho cuando vio un paisaje gris a su alrededor. Un lugar que se iluminaba con la presencia de Hércules que, a su vez, por fin supo amarla incluso con sus defectos, apoyarla, potenciarla y nutrirla con sus gestos dulces y alentadoras palabras, en definitiva, conquistarla. Porque al compartir, la fortaleza de Hércules se incrementó volviéndose más sensible ante las necesidades de ella y por admirar incluso algo del gran amor que Sephora había dejado de apreciar tristemente en si misma.

Sephora brilló ante la mirada fija de Hércules, él le dio la mano y ella sonrió de nuevo. Cuando Sephora levantó los ojos observó por lo que no estaba fluyendo bien y se adentró en la selva para evaluar y reparar los daños acaecidos y volvió a abrir sus caminos. Ella, quien también era una excelente sanadora, amaba a la naturaleza y a sus criaturas, puso todo el amor de su parte y la selva recuperó su equilibrio y esplendor. Pero cuando todo volvió a su lugar, ambos descubrieron que las metas logradas entre ellos fue mérito conjunto, de los dos.

Metáfora:

Sólo cuando nos enfrentamos a un enemigo podemos reconocer lo que de verdad hemos aprendido, al poner a prueba nuestras capacidades que jamás pasarán desapercibidas. Cada uno tiene sus talentos y debilidades y la grandeza del amor crea una fusión de valores que si se comparten unen íntimamente a las personas. La implicación mutua hace que prosperemos y crezcamos sintiéndonos capaces, más felices y plenos.

Málaga, 27 de julio de 2017.-

 

Estimados lectores, este micro-relato confeccionado por Trinidad Caparrós López, amiga malagueña, valiente mujer, excelente escritora con quién tengo el gusto de compartir nuestro amor a la lectura y escritura.

Como epílogo al relato, quiero destacar de la historia el amor que se profesan tanto Séphora como Hércules, amor sensible entre un hombre y una mujer con fuertes personalidades, que alcanza su cenit en la admiración que tiene el uno/a por el otro/a.

Observo en el lenguaje utilizado la riqueza gramatical, la utilización firme de las palabras, música en manos de Trinidad, su fuerza expresiva y lo emotivo de la historia.

Apto para adultos y niños, desgrana de una forma sencilla los primeros pasos para el entendimiento formal entre un hombre y una mujer. El producto final es el amor, que todo lo invade.

De la metáfora final destaco el respeto entre ambos, el enterramiento de sus egos, la conformidad de vida que se adivina y que les marcará para siempre.

Gracias querida Trinidad, la historia te quedó cañón, por compartir en este humilde blog tu saber hacer. Te animo a visitarnos más veces, quedaremos a la sincera expectativa…..

Afrucha, septiembre 2017.-

 

————-oOo————-

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

2 comentarios en “Colaboración: El cuento romántico entre Séphora y Hércules.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s