Cap. 30: Las mentiras del viento

hombre_mujer_1443645365

Hacía un buen rato que Thomas había salido del despacho de su jefe. Se encontraba en el suyo meditando su encuentro con Sara…. Sonó la puerta y un policía pedía permiso para entrar.

El policía le dio los buenos días y se disponía a comentarle alguna circunstancia. Thomas mi suegra vive, comenzó a hablar el recién llegado, donde se produjo la muerte que están investigando. No se si tiene algo que ver con el caso pero cuando se disponía a echar las persianas de su piso, justo enfrente donde vivía el finado, vio salir de la vivienda, en el portal, a su pareja. Normalmente no le resultaría nada extraño pero lo que llamó su atención era que iba totalmente despeinado y con un aire un poco extraño….

¿Cómo? Se preguntó el subinspector. Volvió el policía a relatarle lo anterior y Thomas dio un respingo de la silla. Inmediatamente le dijo al policía que le acompañara y se dirigieron al despacho de Harry.

Al escuchar el testimonio del policía, Harry le agradeció la información y cuando ambos estaban solos… después de un breve silencio, el inspector le dijo a Harry que convocara a Allen, el marido de Paul, y al mismo tiempo que fuera a visitar a la familia donde presuntamente se encontraba cuando sucedieron los hechos.

Allen? Aquí el subinspector Thomas de la Comisaría Central, venga a la Comisaría sobre las doce que debe firmar unos papeles. Así lo haré, le indicó Allen.

A continuación el subinspector llamó a la familia donde dijo encontrarse Allen para solicitarle la dirección exacta donde se encontraba su vivienda.

Una vez con este dato, Thomas pudo comprobar que a penas dos calles separaban ambas viviendas, la de Paul y su marido y la de la familia de éste.

Este dato sorprendió sobremanera al subinspector. ¿Cómo no habían confrontado este dato? Se preguntó un poco preocupado. Así se lo hizo saber en la primera oportunidad que tuvo a su jefe.

La nueva orientación del caso se puso interesante, ahora tomaba protagonismo la sospecha de Allen como autor de la muerte de Paul.

Volvieron a tomar los informes del caso, escudriñaron las declaraciones tanto de Amanda, Mikel, Sara y especialmente la de Allen, al no haber confrontado antes la cercanía de las viviendas… pero se dijeron que tenía que verificar cada uno de los movimientos de los sospechosos y que eso les llevaría a descartar uno por uno a los mismos, hasta llegar al autor/es definitivo/s.

Se iba aproximando el mediodía, la comisaría era un hervidero, policías por aquí, detenidos por allá, rutina diaria a soportar por los garantes de la seguridad pública….

…. Continuará.

 

 

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

2 comentarios en “Cap. 30: Las mentiras del viento”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s