Cap. 20: Las mentiras del viento

hombre_mujer_1443645365

Buenas tardes Amanda, habló el Subinspector Thomas, acompáñeme a la sala, en breve comenzaremos. Entró en la sala, visiblemente nerviosa, le sudaban las manos, y el subinspector la dejó sola en la misma.

Harry y Thomas observaban tras el cristal a la ya sospechosa. Una vez descartado el marido de Paul y Mikel, de testigos Amanda y Sara había pasado a ser sospechosas. Al menos esas eran las cábalas de los dos policías.

Eran las 14:20 horas cuando los dos ingresaron en la sala de interrogatorios. Si el objetivo era poner nerviosa a Amanda ya estaba conseguido. Ella ya venía nerviosa, ahora lo estaba más.

El inspector Harry con voz grave y muy cercana a la sospechosa le dijo: ¿Se ratifica usted en su declaración? Ella contestó afirmativamente. Thomas, enfrente de ella comenzó una batería de preguntas:  ¿Es cierto que el finado la dejó abandonada en el altar?, ¿No deja de ser verdad que a usted se le oyó decir más de una vez que lo mataría? ¿El homicidio de Paul fue su venganza? ¿Qué argumentos tiene usted para convencernos que no mató a Paul?

Amanda estaba muy sorprendida con las preguntas, con el interrogatorio. Se dio cuenta que ya no era testigo, era sospechosa. Sacando fuerzas de donde no las había y con voz temblorosa contestó una a una a las preguntas.

Sí es cierto que me dejó abandonada en el altar, comenzó las respuestas. Que yo dijera, tiempo hace, que lo mataría es lo normal en una mujer despechada. Abrió los brazos hasta ahora cruzados y continuó. Nunca pensé, ni por un momento en vengarme de Paul y es más desde el momento que me confesó su inclinación sexual sentí mucha ternura por él. La prueba es que lo invité a mi casa y nuestra relación iba convirtiéndose en amistad. Dense cuenta señores que amé a Paul, lo amé con toda mi fuerza y desde su huida no he vuelto a tener pareja.

Amanda paró un momento en sus respuestas. Bebió un sorbo de agua y continuó con sus argumentos. Miren ustedes, mi nerviosismo se debe a que todavía no puedo creer por qué esta muerto Paul. No tengo ni idea quién lo ha podido quitar de en medio, quién deseaba su mal. Pero en verdad les digo, que yo amé a ese hombre, que todavía le quería, que había pasado muy buenos momentos con él y que realmente lo que me hizo, después de la primera conversación que tuve, pasados unos años, dejó de tener excesiva importante para mí, lo consideré ya un capítulo cerrado en mi vida. No obstante y si ustedes consideran que paso a ser sospechosa…. la próxima vez que me citen, vendré con mi abogado.

Los dos policías parecían asentir con la mirada que ya no habría más preguntas . No obstante, el subinspector Thomas una vez que la estaba acompañando a la puerta le dijo: ¿sospecha usted de alguien? Amanda girándose suavemente le contestó:  No, de nadie, esa es su labor, investiguen.

Amanda ya saliendo se tropezó con Sara. Las dos se saludaron fríamente.

La tarde avanzaba. Eran ya casi las tres. La comisaría estaba tranquila, poco movimiento en relación a la mañana. Los dos policías sacaban conclusiones a su último interrogatorio. Quedaba Sara…. ¿que les depararía este encuentro?

….Continuará.

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s