Cap. 17: Las mentiras del viento.

hombre_mujer_1443645365

El domingo ya estaba llegando a su fin. Había sido un día muy largo para todos. Los policías después de una tarde de conjeturas y sospechas habían regresado ya a su domicilio. Amanda, Sara y Mikel, cada uno en su apartamento, se disponían ya acostarse, el día, los días habían sido tremendamente largos.

La noche ya en Springfield se acerca a la madrugada. Una calma sospechosa se adueña de los sueños de todos. ¿Cómo habría ocurrido la muerte de Paul? ¿Quién tendría interés en que desapareciera? ¿Por qué, por qué, por qué?….

Amanece un lunes más en la Comisaría Central de la ciudad. Harry y Thomas apuran un café y se disponen a una reunión con su grupo operativo. Son las nueve de la mañana.

Amanda ha dormido mal. El despertador, ocho y media de la mañana, le saca de un largo sueño de sufrimiento. Por su mente han pasados momentos vividos con Paul, un sudor frío le encamina a la ducha. Realmente sin pintura ni arreglos no se la reconoce.

Sara ha tenido un despertar confuso. Se ha movido mucho en su cama. Un cansancio latente le hace dirigirse con esfuerzo al cuarto de baño.

Mikel no puede decir que haya dormido mal. El cansancio le ha vencido. Con rutina diaria, siete de la mañana, se apresta a desayunar y a dirigirse a su trabajo.

El resto de la ciudad se despierta con la noticia de la muerte, en extrañas circunstancia, de la que se han hecho eco los periódicos locales. Las radios abren sus programas matinales también con la noticia. La televisión local se explaya en los pormenores que hasta ese momento llegan a su redacción.

Los policías dan por terminada la reunión en apenas media hora. Imparten instrucciones, dan los últimos consejos a su gente y los dos amigos y compañeros se dirigen al despacho de Harry.

Thomas lo primero que hace es buscar la declaración del marido de Paul. Lo ha repasado ya varias veces y hay algo que no le cuadra, aunque no sabe qué.

Relee a Harry la declaración del marido del finado. Sobre las ocho de la mañana llega al domicilio conyugal. Se había quedado en casa de sus familiares porque se le hizo excesivamente tarde y decidió quedarse a indicación de los mismos. Cuando llegó no notó nada raro en el apartamento. Se adentró en la cocina a beber agua y de allí se dirigió al dormitorio donde esperaba encontrar a Paul. Su sorpresa fue que le encontró sin vida e inmediatamente llamó a la policía que se personó en apenas diez minutos en su domicilio.

Harry a la vista del relato de su compañero no ve nada raro en lo leído. Ambos se quedan por instantantes en silencio. Ese silencio que dice mucho, lo dice sí, pero que no se adivina el qué….

…. Continuará.

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s