Rafalito Arahá: el descubrimiento (I)

paisaje estelar

Uno que ya ha dado vueltas por el mundo,  no deja de sorprenderse de las personas y las cosas. En alguna ocasión he comentado que no he tenido idea de como ha sido mi llegada al paraíso de Mijas Costa.

Ayer descubrí, 11 de julio, que tal vez una de las razones (creo que hay más) es el llegar a conocer a Rafaelíto Arahá, el descubrimiento, que da título a este post. Y os voy a hablar de él.

Rafaelito es uno de esos tipos raros que siempre hay en los pueblos. No hay muchos, apenas un par de ellos en cada uno de los pueblos de nuestra piel de toro. Tipo raro por único, genuino, por singular. Ya me diréis, si queréis así comentarlo, que no me equivoco en nada.

Nació en 1953  un pueblo de la provincia de Sevilla, El Arahal, al lado de Morón de la Frontera. Me comenta que la base aérea debería de llamarse Base Aérea del Arahal, ya que se disemina en su término municipal. Los antiguos señoritos, sátrapas, del pueblo a la construcción de la base no quisieron que se ligara al Arahal sino a Morón, ya que así conservaban la mano de obra barata para sí, temiéndo a la diáspora de su gente hacia los sueldos americanos.

 

Rafaelito creció allí. De familia trabajadora solo fue a la escuela hasta los doce años. Todo lo que sabe, todo lo que es…. es de autodidacta. Menudo personaje. Pronto su padre se lo llevó al campo.

campo andaluz

Aprendió rápido la dureza de la tierra, A enchuponar olivos, a sembrar y también se dedicó a estudiar todo lo sabia que es la naturaleza.

Ya despuntaba y destacaba entre los trabajadores. Por su vasta cultura, por su saber estar y por lo innato de saber explicar lo que a ojos de los demás no tenía explicación. Leía mucho, estudiaba más.

Lo llamaron a filas y el campamento lo hizo en Cerro Muriano (Córdoba) donde alcanzó el empleo de Cabo rojo. De allí lo destinaron a unos de los cuarteles de la carretera de Cadiz en Sevilla. Nada más llegar lo ascienden a Cabo 1º, siendo apreciado por sus jefes y subordinados. Por un anecdótico enfrentamiento con su sargento de compañía, meterle cocina cuando estaba rebajado de ella, se propulsó a estudiar para sargento. Y lo consiguió. Estamos hablando de la España de los años setenta y tres. Rafaelito con su cultura destacaba entre el resto y eso que había dejado la escuela con apenas doce años.

Por aquel entonces año 1973 ya leía al el filósofo alemás Friedrich Nietzsche  y la que se considera su obra maestra  Así habló Zaratustra. Un libro para todos y para nadie.

Imaginemos un cuartel del ejército de los años 70, una taquilla y dentro este libro. Estaba prohibido fuera por el franquismo. Los de derecha lo consideraban izquierdoso y los de izquierda facha (fue libro de cabecera de Hitler).  la obra contiene, en relato poético casi en su totalidad, los pensamiento de Nietzsche. Era entonces raro nuestro Rafaelito?

Posteriormente y también todavía en filas, cayó en sus manos otro libro, El retorno de los Brujos  de Louis Pauwels y Jacques Bergier, que trataba entonces temas novedosos como la parasicología, el esoterismo y el estudio de las civilizaciones desaparecidas.

Ambas obras, devoradas por nuestro protagonista, daban a conocer y ahondaban en el humanismo como motor incuestionable de una sociedad pulcra y espejo donde mirarse la personal.

Con estos mimbres se alimentaba nuestro admirado Rafaelito. No es poco, verdad? Terminó la mili, donde le ofrecieron quedarse, y se volvió al campo y en ratos que esta labor le permitía… pintaba casas, arreglaba tejados, y solucionabas imprevistos domésticos que le ayudaban a sanear su economía. Poquito a poco, fue ganando dinero y dándose a conocer, entre sus convenciones, por su buena labor a  un precio acorde con su trabajo.

Llegan los años 90, antesala de la Exposición Universal de Sevilla, y le avisan para que vaya a trabajar allí. Lo hace de ferralla, pintor, fontanero, etc…..Con gran éxito por cierto.

….. Continuará.

 

 

Anuncios

Autor: afrucha13

Escritor, poeta, persona dinámica y viajero incansable. Solidario y optimista. Soñador y realista. Sensible, social y amigable. Me siento orgulloso, sobre todo, de ser buena persona.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s