Leído por ahi…

periodicos

 

http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2018/05/18/5afebfd4ca474128358b45e6.html

Anuncios

El diván de Mariam (XLIII)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

Tener razón

 

               “Una creencia es algo a lo que te aferras porque crees que es verdad”.

                                                                                                                              Deepak Chopra.

 

Todos en algún momento de nuestra vida, nos hemos encontrado con personas así, opinadores profesionales, mentes obcecadas en el “yo tengo la razón, y tu te equivocas”. Son perfiles con el ego muy grande y una empatía muy pequeña, especialistas en disputas continuas, y desestabilizar el contexto.

A todos nos satisface tener razón, no podemos negarlo. Es un refuerzo de nuestra autoestima. Pero también hay que comprender que hay límites. Es vital aplicar aptitudes constructivas, una visión humilde y un corazón empático capaz de apreciar y respetar las opiniones ajenas. “Mi verdad es la única verdad, y la tuya no vale”.

Esto si es algo serio para tomar conciencia, porque quien se obsesiona en tener siempre la razón, acaba sufriendo implacablemente el aislamiento y la perdida de la salud.

Ser capaces de conectarnos a los demás, de ser sensibles, respetuosos y hábiles a la hora de crear entornos armónicos. Ceguera, miedo y orgullo. Las creencias son nuestras posesiones. Las personas somos auténticas maquinas de creencias.

Las interiorizamos como programas mentales y las repetimos una y otra vez, defendiéndolas ante capa y espada.

Nuestro ego es todo un mosaico de variadas creencias, y a veces nos lleva sin duda alguna a perder a los amigos con tal de llevar siempre la razón, por encima de todo.

El mundo no es blanco y negro. La vida y las personas encuentran su máxima belleza y expresión en la diversidad, enfoques variados, distintos pensamientos, con lo cual debemos estar receptivos para aprender, crecer y avanzar.

El regalo más hermoso que podemos darle a otra persona, es nuestra atención.

 Mariam,   2018.-

                  

 

Desde mi alma (XXXI)

alegría de vivir

Una historia conmigo
¿Quién quiere vivir una historia de amor conmigo?
Le ofrezco un amor explosivo ,
de esos que provocan suspiros ,
que no miente y comprende las diferentes maneras de amar…
No prometo que sea perfecto , 
mi amor a veces tiene algún que otro defecto ,
me quedo tildada ante una bonita mirada ,
otras abrazo muy fuerte y me quedo adormilada…
Nuestra historia tendrá pasión , ternura y muchos momentos de locura , pero será auténtica y única…
No será una historia de cuentos de hadas , 
tendrá una realidad cada mañana , y un despertar entre risas y miradas…
La haré más llevadera con besos y suspiros ,
provocaré tus gemidos y el palpitar galopante de tu corazón  aguerrido…
¿Qué decís , te animás a soñar conmigo?
Hagamos de mi sueño uno que sea compartido , que se haga realidad , para que te quedes conmigo…
 Aɭʍɑ ʍíɑ
Autora: Sandra S.
Bs.As Argentina
Derechos de autor reservado
19-05-18

Ríos de tinta (XL)

rios de tinta

 

1ª)  Si quieres miel no des puntapiés sobre la colmenaProverbio americano

2ª)  A la pista de tenis se va a jugar al tenis, no a ver si las líneas son rectas. Robert Frost.

3º)  El pastor esquila las ovejas, no las devora. Suetonio.

4ª)  No pretendas apagar fuego con un incendio, ni remediar con agua una inundación. Confucio.

5ª)  Cuando uno no vive como piensa, acaba pensando como vive. Gabriel Marcel.

 

———-oOo———-

El diván de Mariam (XLII)

Mujer tumbada en diván Paulina Bonaparte -Dorado

EMOCIONES Y CANCER

Apenas hace unos años, se ha empezado a tomar en cuenta los aspectos psicológicos de las personas que padecen esta enfermedad. No solo somos órganos, piel, huesos, etc… También somos emociones y pensamientos.

Como familiar o amigo te puedes preguntar:

¿Puedo ayudar a la mejora de su estado emocional?

O, el mismo paciente puede preguntarse:

¿Creo que puedo hacer algo para mejorar mi estado de ánimo?

Por supuesto que la respuesta es si. No es fácil, no lo es, entender tu proceso, o lo que la otra persona está pasando, pero usando la herramienta de la empatía podemos empezar.

Muchos pacientes dirán que para poder saber lo que se siente al tener esta enfermedad, es necesario pasarla. Y es verdad, no podemos sentir exactamente lo que ellos sienten, pero si podemos aprender a entender, y con esto empezamos a ayudar.

Entenderemos los cambios de humor, las lagrimas, las risas espontáneas, el insomnio, el mutismo, el abrazo, la rabia, el cambio de prioridades, la mirada ausente…por lo tanto estaremos mas unidos, y la unidad es una de las mejores medicinas para el alma y la mente. Entonces ¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo entendemos?

 Desde que nacemos vamos creando nuestro propio puzzle personal. Familia, sueños, amigos, experiencias…. Vamos creciendo y esas piezas van cambiando de forma, de tamaño, contenido e importancia. Esto solo lo controlas tú. Solo tú tienes ese poder. Vamos quitando y poniendo piezas, según vamos aprendiendo y viviendo. El puzzle nunca esta estático, esta vivo como tu, y siempre lo estas cambiando a tu gusto. Añades sueños, eliminas metas, quitas, pones, y esto te da seguridad, es la sensación de control de tu propia vida. Cuando llega una enfermedad de este calibre, es como si de un manotazo lo destruyese todo, las piezas salen volando, pierdes la seguridad, estas confundido, en shock, y muy enfadado por esta intrusión.

De repente no sabes para donde tirar, por donde seguir, sabes que necesitas armar nuevamente tu puzzle, pero tienes que redescubrir y analizar cuantas de las piezas te quedan, y te das cuenta de que tus piezas han cambiado. Reconoces que la pieza del trabajo, igual ya no es tan importante como creías, aumentas la de la familia, le das mas espacio. Te das cuenta que la pieza de los amigos, es más pequeña de lo que pensabas, o al contrario, te sorprendes por la cantidad de gente que te apoya.

El cáncer no solo destruye tu puzzle, sino que además te obliga a incluir piezas nuevas. Una de ellas la incertidumbre,  ¿Cuánto espacio decides darle? ¿La pones en el centro? ¿La nombras protagonista, o le das un espacio y sitio justo que te permita vivir y estar en paz?

La pieza del tiempo cambia de tono, ahora eres más consciente y aprendes a valorarlo más, en la calidad con tus seres queridos, o en el que pierdes enfadándote por cosas banales.

Si nos detenemos y analizamos esto, podremos entender los cambios de humor, los silencios, las desconfianzas, la necesidad de sentirse amado, porque este es el mundo interno de un paciente oncológico. Imagina que llevas toda tu vida construyendo un puzzle personal, y de repente todo se destruye, no podemos pedirle a estas personas que lo construyan de nuevo, en dos meses, ni en nueve.

Dale tiempo, espacio y amor. Ayúdale a construirlo de nuevo, hazle saber lo importante que es para ti, y lo bien que lo esta haciendo. Ayúdale a reducir las piezas incomodas del miedo, construye nuevas con aficiones y actividades. Desde el momento en que rehaces nuevamente el puzzle, retomas tu vida nuevamente.

Es tan importante la salud emocional, como la salud física. Podemos hacer mucho más de lo que nos imaginamos todos. Es cuestión de entender y querer.

Con todo mi apoyo y cariño, para las miles de personas en el mundo que están pasando por esta enfermedad.

Mariam,    2018.-

 

Todo será diferente (I)

corazon diferente

Ganas de verte

Ni se donde estás, en algún lugar respirando,

tal vez tratando de sobrevivir, emulando

a los nómadas errantes, con la fuerza

que te dan tus alas, herrando con sutileza.

Si no vuelvo a verte, mucho lo sentiré,

perderé esperanza de tenerte, bostezaré

de amargura, mala suerte en tu fuga,

no hay nada más, bueno, queda alguna duda.

Ganas de verte, poder compartir respiración,

olor a hembra ardiente, mujer sin igual,

me enseñaste a amar, bendita canción

escuchada, te añoro, no te deseo mal.

Afrucha, 2018.-